Amamantar sin miedo

Hubo una primera vez que por encima de la novedad y el dolor físico…de la angustia y el miedo tomé a mi bebé y la acerqué a mi pecho, pensé que todo fluiría espontáneamente y lo que experimenté fue todo lo contrario. Me sentí torpe, dolorida y de nuevo muy agobiada...