En este post hablaremos de la práctica del colecho como un aliado para lograr una lactancia materna exclusiva.

definiciones:

LME: lactancia materna exclusiva / alimentar al bebé únicamente con leche materna 

COLECHO: compartir el lecho / compartir el mismo lugar donde se duerme

El colecho es una práctica ancestral que siempre tuvo como objetivo mantener unidos a la madre y bebé por su seguridad. En tiempos modernos se crearon diferentes dispositivos y métodos para cuidar la integridad física del bebé y mantenerlo seguro aun cuando los padres nos estén presentes por periodos relativamente cortos como lo es las horas de sueño, de tal manera que en nuestros tiempos el permanecer juntos durante la noche es más una elección que un tema de seguridad. Sin embargo, el estudio de la lactancia materna y los bajos índices de mujeres que lograban establecerla nos llevó a mirar a detalle factores que se habían pasado por alto, por ejemplo, el contacto entre mamá y bebé durante la noche. 

Resulta que es durante la noche cuando las mujeres lactantes tenemos picos más altos de la hormona prolactina, encargada de estimular la secreción de la leche materna. Así que brincarse esas tomas se reflejaba en un decremento de la producción de leche y a su vez activaba este espiral de creer que no se tiene suficiente leche y complementar con fórmula disminuyendo las tomas al pecho y lógicamente disminuyendo la estimulación de la producción de leche. Ese espiral en apariencia confirma que no se tiene leche, pero si observamos la secuencia es fácil entender el porqué.

Desde el punto de vista natural, el bebé requiere cuidados y alimento de forma constante y permanente por lo que el horario nocturno no es la excepción.
Pero es real que las tomas nocturnas son un desafío para mamá porque se encuentra cansada, con un desgaste físico importante e incluso con neblina mental según lo que haya transcurrido en el día. Así que levantarse para amamantar o si se ofrece la leche materna en biberón atemperar la leche, realizarse una extracción etc…  puede ser una verdadera odisea.

En ese punto el colecho tiene su principal ventaja: facilitar el descanso de mamá y bebé sin sacrificar el alimento. La práctica del colecho y la lactancia materna tienen un punto de intersección con enormes ventajas para ambos.

Ventajas del colecho para mamá:

  • Practicidad y comodidad
  • Estado mental alerta pero relajado 
  • Descanso corporal

Ventajas del colecho para bebé:

  • Alimento
  • Contacto
  • Seguridad
  • Estimulación sensorial –olfato, gusto, tacto…
  • Adaptación a los patrones de sueño de los padres

La noche es ese momento de intimidad donde el lenguaje corporal entre mamá y bebé toma valor y los sentidos se agudizan para lograr lo que naturalmente nuestros cuerpos saben hacer: comunicarse. 

Ahora ya lo sabes, practicar el colecho es una elección que si se toma de manera informada puede ayudarte en la meta de lograr una lactancia materna exclusiva.

Aquí te dejamos las recomendaciones que debes seguir para llevar a cabo esta práctica con seguridad.

Colecho de forma segura

Pin It on Pinterest